Las Primarias “Melchor Ocampo” y la “Felipe Carrillo Puerto”, no pueden operar en, condiciones físicas y técnicas: PC

 

http://De Maximiano Avila Nava

 

APATZINGÁN, MICH.- De todas las Escuelas públicas o particulares que la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos junto con la Dirección de Obras Públicas han supervisado luego de los sismos del pasado diecinueve de septiembre y sus réplicas, se ha dictaminado que dos planteles educativos no se encuentran en condiciones aptas para funcionar en virtud de que se pone en riesgo la integridad física de los alumnos, maestros, directivos y todas persona que asista a sus instalaciones, informo Fernando Barrera Solís,. Agrego el funcionario de Protección Civil “lo anterior se deriva del dictamen parcial que nuestros elementos y personal de Obras Públicas Municipales han emitido”. De tal manera que la Primaria de la Colonia Emiliano Zapata, denominada “Felipe Carrillo Puerto” y la “Melchor Ocampo” ciada en la colonia Morelos definitivamente están “reprobadas” en los dictámenes técnicos realizados tras la supervisión minuciosa lo que significa que estas no pueden operar “regularmente” con las condiciones físicas actuales por los agrietamientos o daños sufridos. Ciertamente se han visitado infinidad de planteles educativos tanto del área rural como urbana, incluyendo el Colegio de Bachilleres, Escuela Secundaria Técnica Número 80 y Número 5, primaria de la colonia Rubén Romero, Preparatoria “Adolfo Chávez”, Colegio de Educación Profesional Técnica (CONALEP), Instituto Tecnológico Superior de Apatzingán (ITSA) y otras instituciones que se encuentran “dentro de las normas y especificaciones técnicas para funcionar, operar o laborar regularmente puesto que sus condicione físicas no representan riesgo alguno para operar”. Por su puesto que se continuará supervisando los diversos planteles educativos para conocer con precisión si han sido dañadas sus instalaciones por los sismos del diecinueve de septiembre y sus réplicas o si estas se encuentran técnicamente bien, concluyo Fernando Barrera Solís.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *