La “Cuaresma” es tiempo de oración, ayuno y conversión al evangelio: Obispo Cristóbal Asencio García

Con el Miércoles de Ceniza la Iglesia Católica espera la Pascua con Cristo Jesús

De Maximiano Avila Nava

   APATZINGÁN, MICH.- Monseñor Cristóbal Ascencio García, Obispo y Pastor de la Diócesis de Apatzingán resaltó que el “Miércoles de Ceniza” es inicio de la “Cuaresma” lo cual significa que “es tiempo de oración, ayuno y sobre todo la conversión para volver a la Casa del Padre Dios al creer en Jesucristo que es el evangelio y con quien celebraremos la Pascua”.

  Precisó Monseñor Cristóbal Ascencio García “volver a la casa del Padre es caminar hacia el corazón amoroso de nuestro Padre Dios, dejar el pecado y meditar la palabra de Dios que nos invita a “arrepentirnos y creer en el evangelio que es la palabra del Padre”.

  El Señor Obispo de la Diócesis de Apatzingán dijo “al arrepentirnos de nuestros pecados aceptamos la confesión y con ello, la purificación del alma que nos permite estar en comunión con Dios nuestro Padre”.

  Derivado de la pandemia en que nos encontramos puntualizó Monseñor Cristóbal Ascencio García “emití un comunicado a los sacerdotes, religiosas y religiosas de la Diócesis de Apatzingán recomendando no impregnar la frente con la ceniza sino más bien colocarla en la cabeza sin tocar para evitar con ello la cadena de contagio del Coronavirus”.

  También agregó el Obispo de Apatzingán que se pidió agilizar el proceso para la imposición de la ceniza y aplicar los protocolos preventivos como el uso del cubre bocas, gel antibacterial y la sana distancia que recomiendan las autoridades de salud.

    Porque lo que queremos es “un contagio del amor misericordioso de Dios con esa actitud, no de lo que trae enfermedad y muerte, con esa actitud interna de volver a Dios para hacer un cambio de vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *